Los sueños sueños son

Ojalá vengas a visitarme cuando duermo
porque en los sueños no me corre el tiempo ni los miedos.
En mis sueños soy libre y puedo hacer lo que quiero.
Cuando duermo nada me preocupa,
no estoy pensando qué hacer de comer 
o temer olvidarme de ir a buscar a mi hija al jardín.
Ojalá vengas a visitarme cuando duermo
porque en los sueños soy consciente que todo termina,
el factor sorpresa no existe. 
Es cuestión de abrir los ojos y saber que se escribe el punto final.
Y está bien.

Yo te quería

Yo te quería
como se quieren a las personas 
que querés tener en tu vida para siempre.
Yo te quería como un quinto Beatle,
como esa canción que suena en tu mente cuando estás contenta,
como la película preferida que te identifica,
como a las nubes.
Yo te quería,
y si, estoy segura que te quería
porque cada vez que te recordaba
se me erizaba la piel y se estrujaba el alma.
Yo te quería y te esperaba
como esperás que tu equipo convierta el gol que los consagre campeón del torneo,
como el invierno para dormir con mil frazadas
o como el verano para tomar cerveza helada.
Yo te quería,
y te pensaba,
y te esperaba
y me dormía.

La intrusa

Quiero meterme en tus sueños 
como quién entra a una casa sin pedir permiso.
Me quiero esconder detrás del sillón
y poder verte desde ese rincón
creando un mundo mágico.
Quedarme en silencio para no desconcentrarte,
poder mirar desde lejos cómo movés tu pie
cuando te quedas un instante pensando las acciones.
Me quiero meter en tus sueños,
en tu mente brillante,
recorrer tu imaginación
y quedarme ahí para siempre.

El man

El primer beso que nos dimos.
Esperar el instante.
La primera vez que nos vimos.
Escuchar tu voz y grabarla en mi mente.
Mirarte a los ojos. 
Esos ojos verdes que me dan ganas de hacerle una canción.
Y a tu boca que me pierde.
La primera vez que nos vimos nos abrazamos tan fuerte
que logramos disolver fantasmas que acechaban.
Recorrer despacio con mi dedo tu brazo y tu cuerpo.
Hacerte reír.
Volver a mirarte.
Que esté todo bien.
Y en cada tarde,
volver a comenzar.

No ver

Hoy tuve ganas de verte.
Como ayer,
que tuve ganas de verte.
Me desperté y pensé en las ganas que tengo de verte.
Porque al dormir lo hice pensando en las ganas que tengo de verte.
Cuando pasé por tu casa no me animé a golpear
por miedo a que vos no tengas tantas ganas de verme
como yo
que te quiero ver 
desde ayer
cuando dejamos de vernos.

Acá

Yo te quiero acá,
cerquita, al lado.
Para decirte que vengas
que en la tele están dando algo que te puede interesar.
Yo te quiero acá,
para contarte algo que me pasó
cuando andaba por el subte
y a una chica se le cayó su café con leche.
Tenerte acá para saber cómo estás
y abrazarte si algo te da miedo.
Yo te quiero acá
para poder mirarte y redescubrirte.
Porque como dice Pity:

Cortito

Cuando te veo
me sumerjo en un mundo
donde no existe nada más que nosotros
en ese momento, en ese lugar.
Me gustás tanto 
que siento de mis ojos estallar mariposas
y desearía poder repetir ese instante
mucho tiempo,
muchos días.